domingo, 22 de junio de 2008

Mi alma

Siento frío, esta helada mi alma.
Mi barca, llena de recuerdos navega
en mares de tormentas,
en ella se enredan los luceros
y desilusionada vibra mi estrella llena de hielo.
Mis mañanas bostezan llenas de insomnio,
mi corazón espera unas tiernas frases de amor
y poder con ellas alumbrar mi aurora.
Entre cristales,
siento la brisa del amanecer
y la risa deshojada de un eco.
Soy una mujer,
atada al desconcierto de mi alma.
Por eso no embarqué en tu barca,
por temor a naufragar,
por temor a volar
y chocar con las montañas.
Siempre deseé amar
y me cercaron las murallas.
No quiero pensar,
porque mi corazón me paraliza el alma.
No quiero el amor,
porque me daña el corazón.
LUNAE

8 comentarios:

Camille Stein dijo...

me gusta cómo estos últimos versos retratan el asedio que recorre a muchos corazones

espectacular regalo para los sentidos

un beso

:)

Antonio dijo...

Mi querida Lunae...un oceano entero que es la blogosfera no me ha impedido llegar, hasta tus palabras,llenas mis horas cuando te leo,cuando me siento solo y triste tus palbars son mi refugio,llenas mi alma con tus veros, por eso siempre me gusta pasarme por aqui a leerte...me enamore tus escritos mi querida amiga.


BESOS.

IGNACIO dijo...

Muchas veces por temor, dejamos desaprovechar las mejores ocasiones de nuestras vidas, pon tu velero en otro rumbo, y encuentra la paz y el amor necesario, para tus sentidos.

Besos.

M@R dijo...

HERMOSO Y TRISTE A LA VEZ,,,
NADIE PUEDE HUIR AL AMOR,,,

ABRAZOS,,,

Paula dijo...

Precioso Lunae...no hay palabras para describir lo que eres capaz de trasmitir...y es que eres un alma que se pasea buscando una salida...eres un corazón que lucha por seguir latiendo...eres la esencia del amor...la magia hecha mujer...


Un beso y un fuerte abrazo

Jucar dijo...

Me ha encantado, por la forma de construír los versos y por lo que dices. Es un poema que suena con una gran trascendencia. Y la música es una pasada.
Felicidades.

santiago dijo...

querida lunae, preciosa tu poesía, un placer leerte

Ricardo J. Román dijo...

Que hermosas palabras. Haberlas leído entre esta mezcla de humedad, lluvia, calor, nostalgia, con la música que estoy escuchando, creo que todo formó una mezcla muy divina.

Besos.